miércoles, 15 de mayo de 2019

TVP: La Secretaría de Trabajo contra el convenio de prensa

Una resolución ilegal y tardía a pedido de Lombardi


En fecha reciente, ante un pedido de la propia empresa, el Secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, dictó una resolución señalando que el CCT nº 222/97 “E” no tiene actualmente vigencia. Se trata de formalizar lo que Hernán Lombardi ya aplica en los hechos desde enero de 2018 y contra lo que los trabajadores venimos reclamando a través de acciones legales, gremiales y políticas.
Más allá de lo inusual de que luego de más de 21 años se solicite una declaración de “no vigencia”, respecto de un acuerdo que la empresa ha venido cumpliendo de manera pacífica y sostenida hasta enero de 2018 (inclusive durante dos años con la actual administración), lo cierto es que dicha declaración no tiene ninguna eficacia ni efecto respecto de los derechos de los trabajadores de prensa de RTA-Canal 7.
Como bien lo expresa la resolución de la Secretaría de Trabajo, rige y está vigente el CCT 124/75, con lo cual aquellos derechos que la empresa viola, como el pago del art. 71 de dicha norma convencional, se encuentran al amparo de tal convenio colectivo y ello implica un reconocimiento del incumplimiento. Otros de los reclamos, como las diferencias salariales conforme la extensión de jornada están previstos en un acuerdo del año 2003 y, a la vez, conforme la práctica reiterada en su reconocimiento, ha quedado incorporado dicho derecho al contrato de cada uno de los trabajadores que lo han venido percibiendo ininterrumpidamente hasta el mes de enero de 2018. En consecuencia, ningún efecto tiene lo que se ha señalado, tardíamente, por parte de la Secretaría de Trabajo.
Mientras el ministerio de trabajo nunca acusó recibo de las reiteradas denuncias que el Sindicato de Prensa de Bs. As. realizó desde julio de 2018 hasta la fecha por conflictos colectivos en la TV Pública (por compañeros contratados de manera irregular, incumplimientos en los pagos y de acuerdos paritarios, rebajas salariales, ingresos irregulares por fuera de la ley de servicios de comunicación audiovisual, entre otros), dicta una resolución contra los periodistas del canal a pedido de la gestión que encabezan Hernán Lombardi, Emilio Lafferriere y Néstor Sclauzero.
Con esta resolución a medida, Lombardi pretende obtener impunidad judicial a posteriori para las decisiones ilegales y confiscatorias que viene tomando con la expresa intención de debilitar el justo reclamo de los trabajadores y poder así vaciar sin interferencias los medios públicos a su cargo, favoreciendo negocios privados de amigos y productoras afines. Pero su política arbitraria y persecutoria ya obtuvo varios reveses en la justicia: fueron reincorporados los trabajadores de Telam tras cuatro meses de paro y permanencia, fue restituido el salario rebajado de nuestro Secretario Adjunto Carlos Saglul, delegado de Radio Nacional, y fue reintegrada a su puesto de tabajo la delegada de APJ en la TV Pública, Cecilia Bachetta. En el mismo sentido presurosamente presentaron la resolución del Secretario de Trabajo que mencionamos en uno de los expedientes en que se reclaman las diferencias salariales y el Jugado de Trabajo actuante, nro. 20, rechazó su planteó por improcedente..
Los trabajadores continuaremos defendiendo nuestros derechos por todos los medios a nuestro alcance, porque es la única manera de defender el carácter público de los medios que Lombardi ataca y es, en definitiva, la forma de defender la información pública como un derecho de toda la ciudadanía.


jueves, 28 de marzo de 2019

TV PÚBLICA: CRECE LA CENSURA EN AÑO ELECTORAL

En pleno año electoral y a siete meses de los comicios generales, se profundiza la presión sobre los periodistas y trabajadores de prensa en el noticiero de la TV Pública.
Por primera vez en la historia del canal estatal, ningún periodista del staff propio conducirá un noticiero. Todos los profesionales de trayectoria, con demostrada capacidad profesional,  independientes de toda gestión y gobierno, fueron marginados por orden del gerente del área, Néstor Sclauzero, quien además es presidente de FOPEA, y de Hernán Lombardi, Secretario de Medios Públicos.

La declamada y practicada política de ajuste, resulta totalmente contradictoria con la política de contrataciones de conductores externos, puestos a dedo para que oficien de comisarios políticos y editorialicen los informativos. La contratación sin concurso público de columnistas en áreas donde ya hay empleados del canal reconocidos por su trabajo en todo el medio, es además una violación de las leyes vigentes que rigen el ingreso de personal en la TV Pública, al ser una categoría de convenio.

Como parte de la misma política, en el área web, desde hace un año las noticias son desarrolladas por personal ajeno al servicio informativo. Los periodistas del noticiero fuimos proscriptos por indicación de Nerina Sturgeon. Pero esta semana, la web de la TV Pública y sus cuentas en las redes sociales dejaron de reproducir los informes y noticias que salen al aire por la señal de la Televisión para "cuidar" los contenidos y que no se filtren noticias incómodas para el gobierno.

La gerencia de noticias y las autoridades del canal preferirían un noticiero que no hable de los conflictos sociales y sindicales que día a día se desarrollan en nuestro país como consecuencia de la crisis económica, en donde no se informe sobre la devaluación del dólar que alcanzó los $45 esta semana, de las causas que involucran al fiscal Stornelli que se declaró en rebeldía, o del índice de pobreza que superó el 30%. Así funciona la web de la TV Pública que dirige Sturgeon.

Pero no puede taparse el sol con un dedo, mucho menos con noticieros que no informen, con presiones, proscripción y censura a periodistas.

Declaramos que estamos en estado de asamblea permanente y movilización, y que pasamos a un cuarto intermedio hasta el día lunes, cuando se lanzarán los noticieros con la nueva formulación. De no haber una reflexión por parte de las autoridades que rectifique estas políticas persecutorias y violatorias de la ley, nos veremos obligados a realizar asambleas sorpresivas que afectarán la programación.  

Basta de censura en la TV Pública. Queremos informar. 

jueves, 24 de enero de 2019

FRENTE A LA SITUACIÓN DE VENEZUELA

EXIGIMOS UNA COBERTURA PLURAL 
EN LA TV PÚBLICA

Los trabajadores y trabajadoras de prensa de la TV Pública expresamos públicamente nuestra defensa de la pluralidad informativa que la gestión de nuestra empresa, la gerencia y la subgerencia de noticias, a cargo de Néstor Sclauzero y Jorge Goldenberg pregonan pero que no cumplen.
Un ejemplo de esto es la situación en Venezuela. Como sucede con diferentes noticias de interés nacional e internacional, no tenemos una cobertura propia en el lugar, debido al vaciamiento que venimos denunciando. Pero además, en este caso particular, la línea editorial ordenada por la gerencia y subgerencia de noticias es abiertamente sesgada y tendenciosa.
El miércoles 23 de enero, durante las movilizaciones oficialistas y opositoras en nuestro país, el único móvil en vivo salió desde la movilización opositora al gobierno de Venezuela que encabeza Nicolás Maduro. Por su parte, los analistas invitados al piso, entrevistados en vivo, son todos abiertamente opositores. El noticiero central del 23 de enero entrevistó a Fernando Petrella, ex canciller de Menem, que sostuvo que “estar en contra de Maduro es estar a favor de la democracia”. El 24 de enero en el noticiero de la mañana fue invitado Andrei Serbin Pont, director del CREI (Coordinación Regional de Inversiones), quién afirmó que “por fin hay coincidencias entre los esfuerzos internos y externos”, en alusión a la intervención de Estados Unidos en los asuntos de Venezuela. Al mediodía, fue entrevistada la presidenta de la “Fundación NPS Global”, Irma Arguello, invitada en otras oportunidades en este contexto, que caracterizó a Maduro como un “dictador”. Recién en el noticiero del viernes al mediodía fue entrevistada María Paula Bertino, Dra. en Ciencias Políticas, que analizó la situación sin desarrollar una postura partisana respecto a la situación interna de Venezuela. Nunca fue invitado un funcionario de la embajada venezolana en Argentina o algún referente de los sectores sociales y políticos afines a su gobierno. 
Hernán Lombardi asumió su cargo con un discurso que sostiene hasta hoy, con eje en contra de la utilización de los medios públicos como herramienta de propaganda gubernamental. En este tema, esa postura no se refleja en su gestión. Frente a esta situación, los trabajadores y trabajadoras de la TV Pública nos vemos en la obligación de expresar públicamente que no compartimos estas decisiones tendenciosas y que defendemos, como lo hicimos siempre, frente a todas las gestiones y en distintos contextos políticos, la necesidad de exponer todas las voces en las mismas condiciones en la pantalla del canal estatal. Solo así es posible garantizar la democracia informativa y cumplir con el rol y el deber del canal público. 
Buenos Aires, 25 de enero de 2018

Comisión Interna - Junta de Asuntos Profesionales
SiPreBA



viernes, 28 de diciembre de 2018

DE LA PRIVATIZACIÓN MENEMISTA AL VACIAMIENTO DE LOMBARDI

EL DECRETO DE LOS INOCENTES: DE LA PRIVATIZACIÓN MENEMISTA AL VACIAMIENTO DE LOMBARDI 

El 28 de diciembre de 1995, en medio de las fiestas navideñas, el presidente Carlos Menem firmó el decreto 1022/95 para la privatización y venta de la frecuencia 7, la más potente de la TV Argentina, la única que garantizaba (y que en la actualidad sigue garantizando) el acceso gratuito a la TV para todos los argentinos. El plan menemista preveía su reemplazo por la frecuencia 4, de menor llegada y disputada entre Argentina y Uruguay. Ya habían sido privatizados el resto de canales en los albores de ese gobierno. Una de las primeras leyes del menemismo, la llamada "ley Dromi" de reforma del estado, fue nefasta por su rol privatizador pero paradójicamente exceptuó al canal estatal de ese proceso. Pero vender la frecuencia era prácticamente lo mismo y abría la puerta para que luego se ponga en venta el inmueble -un edificio construido íntegramente para producir contenidos de TV pero con el que todas las gestiones pretenden hacer negocios inmobiliarios- y que poco a poco el Estado deje de contar con la posibilidad de un medio de comunicación audiovisual que garantice el derecho a la información para toda la población. 
El objetivo privatizador menemista fue acompañado de una política cotidiana de desgaste hacia los trabajadores y trabajadoras del canal mediante incumplimiento de convenios, atraso en el pago de salarios e incluso despidos, que en el caso del noticiero motivaron un paro total y una pequeña toma en marzo de 1996, con la que en un día se lograron las reincorporaciones, antesala de la lucha del año 2000. La pelea de los trabajadores del canal incluyó paros, movilización e incluso una presentación a partir de la cual cada trabajador puso su casa a modo de caución para sostener le medida cautelar presentada por el abogado del gremio de prensa Carlos Negri. Esa presentación dio lugar a una medida de no innovar por parte del poder judicial que impidió la privatización de la frecuencia 7 y, en definitiva, del canal. Radio Nacional y la agencia Télam también sufrieron políticas similares durante el menemismo y luego con la Alianza que encabezó De La Rúa y de la que Hernán Lombardi fue funcionario. Esa vez, en el canal los despidos fueron 28 y la toma de las instalaciones se extendió por 17 días.
No es distinta a la situación de desgaste cotidiano que sufrimos en la actualidad los trabajadores y trabajadoras del canal estatal por parte de la gestión que encabezan Hernán Lombardi, Emilio Lafferriere y Marisa Piñeiro. Tampoco en los otros medios públicos: Télam, Radio Nacional y las señales digitales que tanto esfuerzo costó poner en pie. La pantalla es privatizada poco a poco, la mayoría de los contenidos son enlatados o producidos por productoras privadas, cuyos dueños tienen buena relación con los funcionarios de turno (https://www.pagina12.com.ar/160905-una-gestion-mediatica-a-tono-con-el-pais). Además, cayeron drásticamente las audiencias, sentando las bases para que los trolls del propio gobierno siembren y propagandicen la duda sobre la utilidad de sostener una TV Pública, y son avasallados de manera ilegal los derechos laborales de sus trabajadores, a quienes nos rebajaron el salario en un 50% empujándonos a que tomemos retiros que poco tienen de voluntarios, y jubilaciones anticipadas que rechazamos de manera contundente. En pocas palabras, pretenden que el canal deje de funcionar. 
Contra eso estamos peleando, en un contexto de fuerte concentración mediática y achicamiento de voces, donde los medios públicos siguen siendo los únicos garantes de informar y acercar contenidos artísticos a toda la población de manera totalmente gratuita, ya que, al contrario de lo que se cree, no sucede por ejemplo con internet, al no existir banda ancha gratis en nuestro país.
Nuestra lucha no empezó hace tres años. Tiene mas de tres décadas de historia y esa trayectoria colectiva y coherencia nos da autoridad para seguir defendiendo hoy los mismos principios y el mismo valor: una TV Pública y medios públicos al servicio del conjunto de la sociedad y no de funcionarios de turno que utilizan sus cargos en la función pública para fines privados. 
Seguiremos en la misma línea, con las mismas convicciones y la misma pelea. 

Trabajadores de la TV Pública- Diciembre de 2018


viernes, 30 de noviembre de 2018

ARGENTINIAN PUBLIC TELEVISION WILL BE ABSENT ON G20 SUMMIT COVERAGE

ARGENTINIAN PUBLIC TELEVISION WILL BE ABSENT ON G20 SUMMIT COVERAGE
The labor policies of Hernán Lombardi, the man in charge of Argentina’s public media, have deepened the information blockade in our country: by his orders, we are not alowed to inform on the 2018 Buenos Aires G20 summit that takes place a few miles away from our building. The public TV station will instead broadcast the material produced by privately owned media. Not a single journalist in our news service will be working this weekend.
IT’S NOT ‘AUSTERITY’, BUT CENSORSHIP
Today, programming in the public broadcasting system of Argentina it’s outsourced to privately owned production companies, with the exception of it’s news service, whose production was cut by 50%. Workers were victims of brutal salary reduction, the working force was reduced by 20% and no salary negotiations have taken place for the past two years, in wich inflation has gone up by 65%. Futhermore, coverage capacity has been undermined by elimination of paid overtime work.
This is not new: this year, for the first time in history, Argentina’s TV Pública did not cover the Pope’s visit to neighboring countrys such as Chile and Perú. We could not inform on the finding of the ARA San Juan submarine from Mar del Plata, or on the incidents that brought posponement of the Boca-River match last weekend.
Journalists of the TV Pública news service were banned from working on the TV station web site as retaliation of our union activism against the persecution and violation of labor laws by the TV Pública authorities.
There is a sistematic plan to lay waste of  state-controlled media in Argentina and leave information and news exclusively to corporate mass media. The perpetrators are the public officials in charge: Hernán Lombardi, Miguel Pereira and Néstor Sclauzero.
That’s what  journalists and workers in TV Pública are fighting against, with our Union, the Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), for the last eleven months, along with workers of state news agency Telam, and of Radio Nacional.


La TV Pública ausente en el G- 20
La política laboral y profesional que lleva adelante el Secretario de Medios Públicos Hernán Lombardi día a día se profundiza con nuevas situaciones de vaciamiento informativo: en este G 20 no podremos transmitir ninguna actividad en vivo, sino que tomaremos la señal de emisoras privadas. El sábado y domingo no podremos realizar ningún tipo de cobertura.
Un ajuste que es censura
La programación del canal estatal hoy está entregada a productoras privadas a excepción de los informativos que se redujeron en un 50%. Los trabajadores fuimos víctimas de una brutal reducción salarial, la planta se redujo en un 20%, no hay paritarias desde hace dos años con un 65% de inflación reconocida por el gobierno ni horas extras, lo que impide tener capacidad de cobertura.
Esto no es nuevo: durante este año la TV Pública por primera vez no cubrió la visita del Papa Francisco a países hermanos de América Latina como Chile y Perú. No pudimos tener presencia en Mar del Plata durante el hallazgo del submarino ARA San Juan, ni tampoco en los incidentes que generaron la postergación de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca.
A su vez, los periodistas del noticiero fuimos proscriptos de la web del canal sin motivos profesionales, como represalia al conflicto gremial que encaramos contra sus políticas persecutorias basadas en la violación de leyes laborales vigentes.
El plan sistemático de vaciamiento de la TV Pública, a cargo de Hernán Lombardi, Miguel Pereira y Néstor Sclauzero, tiene como objetivo político la desaparición del canal estatal para que la información solo circule por los medios privados. Por eso estamos reclamando desde hace ya 11 meses, con el respaldo del Sindicato de Prensa de Buenos Aires -SiPreBA- y junto a los compañeros de la agencia de noticias estatal Telam y Radio Nacional.


lunes, 12 de noviembre de 2018

SIN NOTICIAS, PRODUCCIÓN PROPIA NI DERECHOS LABORALES


¿LA TV PÚBLICA ES UN MUSEO?


El sábado 10 de noviembre, la Televisión Pública recibió a cientos de personas que recorrieron las instalaciones y pudieron conocer los primeros equipos y parte de la escenografía del único edificio pensado para ser un canal de televisión.
El paisaje, durante la ya tradicional Noche de los Museos, contrastó con lo que se observa a diario desde principios de año en Canal 7, donde el vaciamiento y el ajuste jaquean la pantalla y se reflejan en pasillos desérticos.
Desde el noticiero de la Televisión Pública denunciamos nuestra ausencia forzada no solo en el evento de los museos sino también en el Festival de Cine de Mar del Plata por primera vez en 20 años y en la histórica final de la Copa Libertadores en la Bombonera.
Una vez más, al noticiero del canal público no se le permitió realizar coberturas de sensibilidad periodística durante el fin de semana como el conflicto en Aerolíneas, las inundaciones en distintas localidades del conurbano bonaerense y la explosión en el ramal Mitre, entre otros.
Hace una semana, sin acuerdos salariales desde 2016, planteamos a las autoridades de la empresa un plazo de 48 horas para que convoque a una mesa paritaria y habilite el diálogo que venimos reclamando. La respuesta fue un descuento en los salarios por medidas de fuerza y asambleas.
Hacemos responsables al secretario de Medios, Hernán Lombardi; al presidente de RTA, Miguel Pereira; al vicepresidente Emilio Lafferriere; al gerente de noticias, Néstor Sclauzero; y al subgerente Jorge Goldenberg por la mediocridad periodística y televisiva que pretenden imponernos.
Tenemos dignidad profesional y, como trabajadores, seguiremos reclamando en defensa de nuestros derechos laborales y de una Televisión Pública que garantice el derecho a la información de todos los ciudadanos de manera plural y federal.

viernes, 2 de noviembre de 2018

PERSECUCIÓN EN LA TV PÚBLICA


ATAQUE AL DERECHO A LA ORGANIZACIÓN GREMIAL DE LXS PERIODISTAS Y TRABAJADORXS DE PRENSA



Luego de dos años de incumplimiento de la obligación de discutir paritaria e imponer de manera violenta una “paritaria cero” en un contexto de devaluación e inflación creciente, de violación de artículos del convenio colectivo y el descuento de los días de huelga general de manera discrecional a determinados gremios del canal, las autoridades de la empresa van más lejos en su ataque a los periodistas y trabajadores de prensa al descontar también horas de asambleas en el lugar de trabajo. Un hecho antidemocrático sin precedente en la TV Pública, que marca una nueva etapa en la persecución y hostigamiento a quienes rechazamos el plan sistemático de vaciamiento que lleva adelante la gestión de Hernán Lombardi, Miguel Pereira, Emilio Lafferriere y Néstor Sclauzero.
Este ataque es una respuesta directa al conflicto que la asamblea del noticiero encaró desde hace meses no solo en defensa de nuestros derechos laborales sino también contra la censura informativa, la eliminación de noticieros los fines de semana, de coberturas en el interior y exterior del país y la capacidad de operativa del noticiero, con el cierre entero de áreas en determinadas franjas horarias.
Con los descuentos salariales las autoridades de la empresa pretenden amedrentarnos para que abandonemos nuestro reclamo y aceptemos dócilmente las políticas ilegales de la empresa. Es evidente que la persecución a quienes encabezamos este conflicto es solo la primera etapa de un plan sistemático para eliminar el rol de los medios públicos como garantes del derecho a la información. Así, se construye un mapa de medios cada vez más concentrado, con menos voces y dominado exclusivamente por los medios privados con intereses particulares.  
Lejos de acallarnos, la asamblea del noticiero de la TV Pública es consciente de que solo podemos defender nuestros puestos de trabajo, nuestros derechos laborales y el derecho a la información pública con la organización colectiva, la lucha gremial y el libre ejercicio de nuestra profesión.
Defender nuestros derechos no es delito. La única lucha que se pierde es la que se abandona.